Muchos propietarios están preocupados por la crisis que han experimentado de unos años para acá. Y que se han agudizado con el confinamiento por el Covid – 19; las diferentes situaciones que se presentan a nivel mundial, ha dejado sin hogares a muchas personas. Si nos ponemos a enumerar las vivencias son muchas.

Es cierto que la pandemia ha jugado en contra desde diferentes aspectos, los que estaban en condición de hipotecas, créditos, las guerras en diferentes naciones, los desplazamientos de personas por motivos étnicos o tribales, es decir, las consecuencias llegan al punto de afectar el área de la vivienda.

Los propietarios están intranquilos  por recibir su pagos de forma infalible, los inquilinos por tratar de saldar sus deudas y tratar de no perder la inversión que realizaron, las familias se han visto presionadas a estar en la intemperie, esto sin contar las pérdidas de viviendas por desastres naturales o casos fortuitos.

Es decir muchos están sometidos a problemas que los agobian y entre ellos están los de estar resguardados en sus casas y los que no desean que sus propiedades sean ocupadas de forma ilegales.

A todas estas, las autoridades gubernamentales están haciendo lo posible para buscarle solución a estos problemas.

El apoyo que necesitan los desamparados

Se puede decir que las familias se ven desamparadas cuando se ven forzadas a desalojar de manera legal las viviendas que tuvieron ocupando, exponiéndolos a un sinfín de vicisitudes negativas. Observándolos desde los diferentes aspectos mencionados, se requiere el apoyo de las comunidades.

Ayudar a otros en situaciones de vulnerabilidad es prioritario. Las personas que se ven sometidas a la presión de estar a la intemperie van a buscar ocupar de manera ilegal las viviendas que estén vacías. Por eso la organización de las comunidades es importante. Por ello las recomendaciones para la población es asesorarse legalmente.

Tanto las personas que ocupan una vivienda como los propietarios deberán regirse por las normas establecidas por las autoridades, evitar el enfrentamiento directo, es lo más  recomendado, quizás el orientar a los que ocupan de manera ilegal a buscar asesoría en el gobierno.

Normas a seguir para desocupar  a los ocupantes ilegales de viviendas

La Ley en España establece una serie de normativas a seguir cuando se desea desocupar una vivienda. Dependerá principalmente de las condiciones en la que se llevó a cabo la ocupación, por ejemplo, si un propietario realizó un contrato para que su vivienda fuese ocupada, deberá recurrir a los organismos encargados.

Ahora si la ocupación es de manera ilegal las normas establecen que se debe recurrir a los organismos competentes con todas las pruebas posibles que indiquen que la misma fue sin la autorización del propietario.

A todas estas la seguridad al éxito de recuperación dependerá de cómo se realicen los procedimientos. Es como cuando un cerrajero Eixample recomienda que el procedimiento adecuado es sustituir una cerradura, la seguridad de la vivienda está sujeta a que se haga caso a la sugerencia.

Definitivamente la empatía y unidad de la comunidad es lo que evitará a toda costa las ocupaciones ilegales, y las medidas de protección hacia la población que tomen los entes gubernamentales.