La Comisión Europea, el brazo ejecutivo de la Unión Europea, ha anunciado planes para obligar a los fabricantes de smartphones y otros productos electrónicos a instalar un puerto de carga USB-C común en sus dispositivos.

Es probable que la propuesta tenga un mayor impacto en Apple, que sigue utilizando su propio conector Lightning. La mayoría de sus competidores ya han adoptado el USB-C como un estándar. El propósito de estas normas es reducir los residuos electrónicos.

Un conector común permitirá que la gente reutilice los cargadores y cables existentes al comprar nuevos aparatos electrónicos.

La UE propone el conector USB-C obligatorio en todos los dispositivos

Un conector para todo

Además de los teléfonos, las normas aplicarían a otros dispositivos como tabletas, auriculares, altavoces portátiles, consolas de videojuegos y cámaras. E incluso los candados electrónicos que puedes encontrar en Cerrajería Barcelona, que son recargables.

Los fabricantes también se verán obligados a hacer interoperables sus estándares de carga rápida y a informar a los clientes sobre los estándares de carga que admite cada dispositivo. Según la propuesta, los clientes podrán comprar nuevos dispositivos sin cargador incluido.

Las propuestas sólo cubren los dispositivos que utilizan cargadores con cable, no inalámbricos. Así que, si un dispositivo se carga exclusivamente por vía inalámbrica, como el rumoreado iPhone sin puerto de Apple, no sería necesario un puerto de carga USB-C.

Aún es solo una propuesta

Para convertirse en ley, la propuesta tendrá que ser aprobada por el Parlamento Europeo. Si se aprueba, los fabricantes tendrán 24 meses para cumplir las nuevas normas. El Parlamento ya había votado a favor de nuevas normas sobre un cargador común a principios de 2020. Esto indica que la nueva propuesta debería contar con un amplio apoyo.

Los cargadores alimentan todos nuestros dispositivos electrónicos más esenciales. Con cada vez más dispositivos, se venden cada vez más cargadores que no son intercambiables o no son necesarios.

El comisario europeo Thierry Breton afirma: “Con nuestra propuesta, los consumidores europeos podrán utilizar un único cargador para todos sus aparatos electrónicos portátiles”.

Por su parte, la Vicepresidenta Ejecutiva de la Comisión Europea, Margrethe Vestager ha dicho: “Los consumidores europeos llevaban tiempo frustrados por los cargadores incompatibles que se acumulaban en sus cajones. Hemos dado a la industria mucho tiempo para que presentara sus propias soluciones”.

En 2016, la cantidad de residuos electrónicos producidos en todo el bloque ascendía a unos 12,3 millones de toneladas métricas.

Apple se ha dado por aludida

Es probable que el mayor impacto de las nuevas normas lo sufra Apple, que sigue produciendo teléfonos con un conector Lightning, en lugar del puerto USB-C, cada vez más universal.

En 2018, alrededor del 29 por ciento de los cargadores de teléfonos vendidos en la UE utilizaban USB-C, el 21 por ciento utilizaban Lightning y alrededor de la mitad utilizaban el estándar Micro USB, más antiguo.

Es probable que estas proporciones hayan cambiado considerablemente, ya que el USB-C ha sustituido al Micro USB en todos los teléfonos Android, excepto los más baratos. Apple ha manifestado su desacuerdo con las propuestas de hoy en un comunicado.

“Nos sigue preocupando que una regulación estricta que obligue a un solo tipo de conector ahogue la innovación en lugar de fomentarla, lo que a su vez perjudicará a los consumidores en Europa y en todo el mundo”, dijo un portavoz de la compañía a Reuters.