Laura, un huracán que recientemente toca tierra en Estados Unidos ha dejado una impactante ola de de devastación y hasta ahora la cifra de muertos ha ascendido a seis, por lo que las autoridades han hecho lo posible para garantizar seguridad a los afectados, especialmente a los que han quedado sin hogar.

Una de las zonas más afectadas es el estado de Louisiana, razón por la cual las autoridades se dedican ahora a rescatar a las personas que pudieron haber quedado atrapadas en sus casas y también a alojar en hoteles a quienes lo perdieron todo, porque se trata de una citación en donde hay que prevenir también los contagios de Covid-19.

Hay que garantizar la protección de todos

En medio de una situación como esta es muy importante tener en cuenta que hay que protegerse no solo de los riesgos conocidos por todos, sino también por el hecho de que hay que evitar los contagios, por lo que se tiene un peligro latente que además es invisible.

Para las personas que tuvieron que abandonar sus casas e irse a otras zonas seguras, su preocupación se centró no solo en protegerse del huracán, también era muy importante hacerlo en relación a los robos, afortunadamente algunos tomaron consejos de los cerrajeros y adquirieron elementos de seguridad adicionales que les pudieran permitir mayor tranquilidad.

Hay que saber que cuando una casa cuenta con seguridad profesional, entonces estas cosas que surgen de repente y que hacen que se tenga que dejar la casa de repente no son un problema, por ello hay que seguir los consejos de los cerrajeros y saber que una casa debe tener al día la seguridad de su hogar.

Gracias a Dios la tormenta perdió fuerza

Las plegarias de los habitantes de Louisiana han hecho efecto, y es que luego de su paso por el Caribe y dejando a su paso un escenario aterrador, se preveía que la situación en los Estados Unidos iba a ser peor, y aunque los daños fueron graves, la verdad es que para ser un huracán de categoría 4, los daños y el números de victimas no son tan alarmantes.

Luego de unos días, el huracán se degrado a categoría 1 y actualmente se considera una tormenta tropical, pero aun existen las intensas lluvias, aunque la velocidad de los vientos ha disminuido considerablemente.

A su paso todo ha sido muy devastador, y por ello se agradece que el número de víctimas haya sido mayor, además de los daños en el sistema eléctrico y de muchas casas derribadas, la caída de árboles sobre casas es lo que ha causado las muertes registradas.

El riesgo de contagios de Covid-19 complica la situación

Ante una situación como esta, los equipos de emergencia saben cómo actuar y se habilitan de inmediato refugios comunitarios para los que ha perdido su casa, pero ante la situación con la pandemia, la aglomeración de personas es algo que se debe evitar a toda costa, razón por la cual se está tomando la alternativa de utilización de habitaciones de hoteles como refugios.