Durante esta semana, se supo que el gobierno francés había dicho que pensaba prohibir «gradualmente» las granjas de visones en el país, pero que no se quedaría ahí, también confirmaron que prohibirían el uso de animales salvajes en circos ambulantes, así como la cría de delfines y orcas en cautiverio, como quizás hayas visto en algunos acuarios.

En el país existen tres delfinarios, y también se les prohibirá tanto criar nuevos delfines u orcas, como traerlos desde fuera del país.

La Ministra de Medio Ambiente, Bárbara Pompilli, anunció que había que cambiar la actitud de las personas hacia los animales salvajes, y que ya era hora de que esa fascinación hacia ellos no determine que hay que tenerlos en cautiverio.

Opiniones sobre esta prohibición

Esta decisión fue muy agradecida y elogiada por diversos grupos proteccionistas de animales, y lo han visto como una victoria histórica para proteger a los derechos de los animales. Hasta hubo celebraciones con champán en agradecimiento a todos los que han ayudado para que el gobierno llegara a tomar esta medida.

La organización benéfica animal 30 Million Friends también acogió con satisfacción la prohibición, y tuiteó que el gobierno había tenido en cuenta «las demandas del público por el bienestar de los animales salvajes».

Dijo que quería que las decisiones se aprueben lo más rápido posible.

Sin embargo, la  ministra fue un poco vaga en cuanto a la fecha en que comenzarían estas restricciones, y cuándo se cerrarían las granjas de visones y el uso de los animales salvajes para el entretenimiento.

Simplemente dejó saber que se ejecutaría en los próximos años, diciendo que el ponerle una fecha no era lo que resolvería el problema, pero que sí estaba dispuesta a comenzar con el proceso.

Resistencia tenaz

Las medidas seguramente serán resistidas por la industria de pieles francesa, que ha llevado una lucha tenaz durante los últimos años, sobre todo por la presión de las casas de modas que debido a movimientos proteccionistas de animales se han deshecho de las pieles.

Y aún no está claro qué significarán las medidas para los parques temáticos que se encargan de organizan espectáculos de aves rapaces.

Pompilli dijo que no se permitirá la construcción de nuevos delfinarios en Francia.

Ella dijo que el gobierno estaba considerando la idea de un santuario para los delfines y las tres orcas que ahora están en cautiverio.

Y advirtió que podría llevar «de siete a diez años preparar un futuro» para las criaturas.

Los circos franceses utilizan actualmente unos 500 animales salvajes, según la profesión.

Pompilli dijo que el gobierno ofrecerá a los circos y delfinarios un paquete de ayuda de hasta ocho millones de euros (9,3 millones de dólares) para ayudarlos a adaptarse a las prohibiciones.

La ministro le pidió a los circos que se reinventen, que acudan a nuevos espectáculos, quizás volverán los espectáculos donde la magia vuelva a ser la protagonista, con trucos de escapismo al estilo de los grandes magos, como Houdini, quien al parecer, era un experto cerrajero y podía abrir cualquier candado o cerradura.

«Será un momento en el que necesitarán apoyo y el Estado estará a su lado», agregó la ministra.

Más de 20 países europeos ya han prohibido o restringido fuertemente el uso de animales para el entretenimiento.

Habrá que esperar cuándo comenzarán estas restricciones.