Moscú comenzó a distribuir su vacuna la inyección Sputnik V COVID-19 a través de 70 clínicas el sábado, lo que marca la primera vacunación masiva de Rusia y del mundo, contra la enfermedad, dijo el grupo de trabajo de coronavirus de la ciudad.

La orden de Putín llegó el mismo día que el Reino Unido aprobó el uso de la vacuna contra el coronavirus de la farmacéutica estadounidense Pfizer y la alemana BioNtech. 

El 24 de noviembre, los científicos encargados de Sputnik V anunciaron que la eficacia de la vacuna llegó al 91.4 por ciento durante la primera dosis y un 95 por ciento después de 42 días de recibida dicha dosis.

Esta vacuna, utiliza vectores basados en el adenovirus, que es el virus del resfriado común.

El grupo de trabajo dijo que la vacuna de fabricación rusa se pondría primero a disposición de los médicos y otros trabajadores de la salud, así como maestros y trabajadores sociales ya que estos corren el mayor riesgo de exposición a la enfermedad.

Moscú, el epicentro del brote de coronavirus en Rusia, registró 7.993 nuevos casos durante la noche, frente a los 6.868 del día anterior y muy por encima de los recuentos diarios de alrededor de 700 vistos a principios de septiembre.

«Durante las primeras cinco horas, 5.000 personas se inscribieron para la vacunación, maestros, médicos, trabajadores sociales, los que hoy están arriesgando su salud y sus vidas», escribió el alcalde Sergei Sobyanin en su sitio web personal el viernes.

La edad para quienes reciben vacunas está limitada a 60 años. Las personas con ciertas condiciones de salud subyacentes, así como las mujeres embarazadas y quienes tenga en su historial médico una enfermedad respiratoria durante las últimas dos semanas no pueden vacunarse.

Rusia ha desarrollado dos vacunas COVID-19, la Sputnik V, que está respaldada por el Fondo de Inversión Directa de Rusia y otra que ha sido desarrollada por el Instituto de Vectores de Siberia, y las pruebas finales para ambas aún no se han completado, un punto que ha sido duramente criticado por expertos internacionales, en especial por la Organización Mundial de la Salud, sin embargo, la vacuna recibió el certificado de registro del Ministerio de Salud de Rusia el 11 de agosto.

Los científicos han expresado su preocupación por la velocidad con la que ha trabajado Rusia, dando el visto bueno regulatorio para sus vacunas y lanzando vacunaciones masivas antes de que se completaran los ensayos clínicos completos para probar su seguridad y eficacia.

La vacuna Sputnik V se administrará en dos inyecciones, la primera que ya comenzó a ser administrada y la segunda dosis, que se espera se administre 21 días después de la primera.

Moscú cerró todos los lugares públicos, incluidos parques y cafés, a fines de marzo, con la policía patrullando las calles en busca de quienes violaran las reglas. Sin embargo, las restricciones se suavizaron a partir de mediados de junio.

Rusia en su conjunto reportó 28,782 nuevas infecciones el sábado, su recuento diario más alto, elevando el total nacional a 2,431,731, el cuarto más alto del mundo.

En octubre, se introdujeron nuevamente ciertas restricciones como el aprendizaje a distancia para algunos niños de secundaria y un límite del 30% de trabajadores permitidos en las oficinas.  A la mayoría de los autónomos se les ha permitido seguir con sus labores, por ejemplo, los cerrajeros Sant Joan Despi, ya que la mayoría trabajan en tiendas pequeñas o según llamados de emergencia.