Las próximas elecciones del Parlamento, al igual que en muchos otros aspectos de la vida en España, son bastante particulares, porque el efecto de la pandemia es por completo impredecible.

Es por ello que por el momento, no existe una seguridad respecto a la fecha de los comicios, sin embargo, el proceso está en manos de la Sala Contenciosa del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC).

Unas elecciones muy peculiares

Como es bien sabido, están pautadas las elecciones de Parlamento para el próximo 14 de febrero, sin embargo, es imposible ignorar la situación que se vive, por los efectos de la pandemia.

Ante esta situación, la decisión del Govern fue la de aplazar los comicios, con una fecha tentativa del 30 de mayo. La reacción ha sido el inicio de un proceso judicial.

El TSJC ha confirmado que hasta los momentos, se mantiene la fecha original de los comicios, pero aún no han fijado sentencia, de hecho han indicado que todo el proceso electoral debe ser llevado como está previsto, mientras toman una difícil decisión, como la del cerrajero Sabadell cuando debe encontrar la mejor opción para su cliente, solo que deben considerar si avalar el aplazamiento de las elecciones o no.

Todo esto es para considerar la opción de que la sentencia, la cual será conocida antes del 8 de febrero, sea continuar las elecciones, todo el proceso pueda continuar sin ningún tipo de atropellos, que puedan impedir el desarrollo de las elecciones.

Illa iniciará campaña electoral el 29 de enero

Como era de esperarse, debido a que la fecha tentativa de las elecciones catalanas se mantiene, y la campaña electoral inicia el 29 de enero, Illa se separará de su cargo actual en el Ministerio, y así poder iniciar su campaña, junto al resto de los candidatos.

Aunque la experiencia indica que los resultados estimados por las encuestas, pueden no coincidir con el resultado final, el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) estima que el Partido Socialista de Cataluña (PSC) sería el ganador de las elecciones con un 23,9% de los votos, y entre 30 – 35 escaños, gracias al efecto Illa.

El Govern opina que es una situación muy irresponsable

El Govern había decidido aplazar las elecciones, por la crisis sanitaria que se vive en la actualidad, y las estimaciones que se manejan en los informes sanitarios, en los cuales, el pronóstico es bastante perturbador.

Se considera que en caso de mantenerse las estadísticas actuales, unos 200.000 catalanes serán positivos al covid-19 o estarán en cuarentena, y que el máximo de la ocupación de las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) se alcanzará 3 días antes de las elecciones.

Es por ello que el Govern considera que es muy irresponsable obligar a los ciudadanos catalanes a elegir entre ejercer su derecho al voto y el derecho a la salud.

Pero, aunque aún no está en la mesa la decisión definitiva, el TSJC ha indicado que el proceso debe continuar con normalidad hasta tener una decisión, así en caso de que las elecciones sean aprobadas, todo el proceso ha avanzado sin obligar a crear las condiciones para celebrar los comicios.

Sin embargo, no han considerado que en el caso de que las elecciones sean aplazadas, entonces de igual manera se habrán gastado recursos públicos, de manera innecesaria.